De la serie de ensayos en “La Gestión de los Recursos y las Capacidades en las Organizaciones Sociales”

Para analizar el papel de los recursos y capacidades y su impacto en la generación de beneficios para las organizaciones sociales, es necesario remitirse al concepto de estrategia, dado que este es su objetivo, ligado al logro de ventajas competitivas sostenibles.[1]

El campo de conocimiento de la gestión intenta resolver lo propio estableciendo las diferencias entre las organizaciones que obtienen éxito y las que no, en esta búsqueda se han desarrollado conceptos y teorías para intentar explicar en dónde radican las ventajas de que gozan las empresas exitosas, Grant[3], por ejemplo, establece que la estrategia empresarial se enfoca en la búsqueda de beneficios, lo cual implica planificar para alcanzar los objetivos propuestos, en esta visión, cobra valor fundamental el desarrollo de ventajas que hagan a la organización mucho más competitiva, de manera que asegure su supervivencia y su prosperidad, prestando una mayor atención a las decisiones tomadas en la organización y a los impactos que estas decisiones puedan llegar a tener sobre la organización misma, sobre su desempeño y su entorno; de esta manera, se tiene que en la estrategia puede considerarse la forma en que las organizaciones estructuran sus acciones para la obtención de beneficios[4], a través de decisiones mucho más razonadas y que consideran los recursos que poseen y su capacidad para producir resultados superiores a partir del adecuado uso y administración de los mismos.

En todo caso, no se ha establecido un consenso general entre las diferentes aplicaciones y visiones de la teoría de los recursos y las capacidades, así como del papel que estos juegan en la generación de beneficios competitivos; no obstante, una definición de amplia aceptación es la desarrollada por Alfred Chandler (1962), es la siguiente:

“la definición de las metas y los objetivos de una empresa y la adopción de acciones y la asignación de los recursos necesarios para la consecución de estos objetivos”[5];

en este aspecto, estas palabras expresadas por Fidel Castro en su reflexión cobran un gran sentido, hacer un uso mejor de todos los recursos humanos y materiales disponibles.” [6], es este el espíritu que intenta desarrollar la teoría de los recursos y capacidades, el cómo lograr optimizar el uso de estos últimos con el fin de generar valor para la organización, pero requiere también como ya se mencionó antes, de tomar las decisiones más acertadas y creativas para desarrollar dicho valor, Seamos serios, revisemos cada disciplina, cada recurso humano y material que dedicamos al deporte. Debemos ser profundos en los análisis, aplicar nuevas ideas, conceptos y conocimientos”[7], sin duda alguna, la visión estratégica planteada aquí, expone de manera práctica la implementación que debe darse en la organización a estas herramientas de la gestión, siendo el conocimiento uno de los mayores recursos con que cuentan las organizaciones; esto es, el conocimiento que se tiene tanto de los temas abordados, de las áreas intervenidas, de los recursos mismos presentes en las organizaciones, de “la forma de hacer las cosas”, así como de las necesidades del entorno y las personas, las preferencias de los usuarios o clientes de un producto o servicio específico y de los usos acuñados por ellos mismos a dichos servicios; es todo esto último, lo que expresa las capacidades desarrolladas por las organizaciones en atención a la capacidad de interpretar el uso adecuado de los recursos en función de los requerimientos del entorno.

Pero ¿en qué se fundamenta el desarrollo y aplicaciones de esta teoría?, podríamos decir que así como todas las teorías tienen su nacimiento en la necesidad de resolver un problema específico y científicamente comprobado, la teoría de los recursos y las capacidades no es ajena a la necesidad de resolver las cuestiones prácticas en las que las organizaciones modernas se ven inmersas, es así como López y Sabater han enumerado algunos de los aspectos más importantes que sustentan el desarrollo de una teoría en este campo de la dirección y gestión organizacional.

  1. Las organizaciones son diferentes entre sí en función de los recursos y las capacidades que poseen en un momento determinado. Estos recursos y estas capacidades no están disponibles para todas las organizaciones en las mismas condiciones. Esto explica sus diferencias de rentabilidad.
  2. Los recursos y las capacidades tienen cada vez más un papel relevante en la estrategia. La pregunta que hay que contestar es: ¿qué necesidades puedo satisfacer?, y ¿no qué necesidades quiero satisfacer?.
  3. El beneficio de una organización es función de las características del entorno y de los recursos y capacidades de que disponen.
  4. Es necesario vincular el diseño y la ejecución de una estrategia de crecimiento con los recursos.
  5. Los recursos disponibles nunca son una limitación definitiva para el desarrollo de una organización.
  6. Los recursos constituyen una referencia importante para reflexionar sobre sí aquella estrategia tendrá posibilidades de éxito o no.[8]

¿Cuáles serán entonces los recursos de los que disponen las diferentes organizaciones y a los cuales podría haberse referido Castro en su reflexión?. Para entenderlo es preciso remitirse a los conceptos desarrollados por Weston y Brigham[9]

“Al descomponer los distintos tipos de recursos, encontramos la siguiente distinción.

  • Los recursos físicos, que hacen referencia a tecnología física, planta y equipo, localización geográfica, acceso a materia prima, infraestructura en lotes y construcciones y otros factores que afectan el costo de producción.
  • Los recursos financieros, considerados como fuentes para financiar las inversiones de la empresa, y provenientes de los fondos que se genera internamente, o de afuera, como son los aportes de capital de los dueños y los otorgados por terceros en forma de créditos.
  • Intangibles, siendo estos los que tienen mayor relevancia cuando se integran en capacidades empresariales; sin embargo, pocas organizaciones los identifican y valoran adecuadamente, entre los activos intangibles se tienen los siguientes:
  • Recursos de capital humano, se cuenta con las personas que ejercen los distintos cargos de la compañía y sus competencias, entre otros: su grado capacitación, la experiencia, la forma de razonar y de tomar decisiones, el potencial de aprendizaje, la apertura al cambio, la capacidad de adaptación, habilidad de trabajo en equipo, las relaciones personales, el liderazgo, el espíritu emprendedor, así como aspectos sicológicos y sociológicos.
  • Los recursos de capital organizacional, pueden incluirse la estructura organizacional, líneas de autoridad, forma de reportes, la planeación formal e informal, el control, la coordinación de sistemas; la forma como los empleados integran sus esfuerzos y habilidades, depende no sólo de sus habilidades personales, sino también del contexto organizativo. La cultura organizacional se relaciona también con los valores, tradiciones y normas sociales de la organización, y es considerado un recurso intangible clave y fuente fundamental de ventajas competitivas sostenibles.
 
La relación entre recursos, capacidades y ventaja competitiva

Fuente: Robert M. Grant (2006). Figura 5.4. La relación entre recursos, capacidades y ventaja competitiva. p.189.

En cuanto a las capacidades referidas, encontramos que como capacidades operativas y administrativas se consideran las formas en que los recursos interactúan, están integrados, organizados y se complementan en rutinas organizativas, compuestas por acciones secuenciales, estrechamente coordinadas sin necesidad de una especial dirección o comunicación verbal.[11]

Contextualizando, tenemos entonces que los recursos en las organizaciones sociales no se diferencian en mucho de los recursos presentes en otra clase de organizaciones; sucede lo contrario al comparar las capacidades entre las organizaciones sociales y de otro tipo, dado que en las primeras, las capacidades, que son, en el contexto estudiado, la forma en cómo se relacionan los recursos con el cumplimiento de las metas de la organización, no se evidencia una relación entre estos dos; los recursos en la mayoría de los casos son subutilizados o malversados, dada la incomprensión de su papel en la resolución de los objetivos de la organización, así mismo, se evidencia la falta de un sistema que permita organizar dichos recursos, priorizándolos y destinándolos según las necesidades que debe cubrir la organización, problemas de los que se ocupa este trabajo al tratar de contextualizar el papel que juegan o no, los recursos, las capacidades y el direccionamiento estratégico en las organizaciones sociales, así mismo, este trabajo pretende exponer cuál es la visión y situación actual de las organizaciones sociales con respecto a la administración y gestión de sus propios recursos, resaltando especialmente las características que dificultan la implementación de sistemas coherentes de dirección y gestión en esta clase de organizaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s